Cuando todo cobra sentido

Hay días en los que todo cobra sentido en un solo segundo, de pronto, todo vuelve a su sitio, con más fuerza si cabe, y te das cuenta de por qué, para qué y por quién…
Cuando estamos metidos en la rueda del día a día, a veces nuestro impulso es la pura inercia, hacemos lo que sabemos que tenemos que hacer, y de hecho, nos empleamos a fondo para hacerlo lo mejor posible. Cuando tu ritmo de vida se frena en seco y cambia por completo, la renuncia de las madres de la que tanto se habla…aparece ese conflicto interno que no puedes evitar que te invada aunque estés feliz con tu vida y con tus decisiones, y estas cosas son las que te dan fuerza. Pero muchos días te cuestionas si lo estás haciendo bien, si sirve para algo, si merece la pena….días en los que tienes la sensación de que lo único que has hecho es ordenar, corregir, llamar la atención, esto es así, esto de la otra manera, por ahí no…y de pronto, un día como ayer por la noche, llegas a tu cuarto y te encuentras un mensaje en la cama, para los dos, para papá y mamá, y unas risillas a tu espalda, cuatro pirujitos confabulados esperando ver tu reacción al leerlo….En ese segundo, todo cobra sentido, las noches sin dormir, las tardes de deberes interminables, las peleas por si toca o no pelo, los nervios antes de un partido, las prisas por la mañana, la lucha para que se tomen el zumo de naranja…y entonces, te das cuenta de que no es sólo ordenar, corregir o llamar la atención, lo que has hecho es guiar, enseñar y ayudarles a crecer, y cuando se hace con amor este es el resultado.
Me siento feliz y privilegiada por estar viviendo esta etapa de mi vida…y aunque me ha quedado un poco ñoño quería compartirlo! Buenos días

Mensaje niños BBblog

 

Cuando se trata de sentimientos

Esta es la primera entrada del blog de BaBaté. Llevamos ya tres años trabajando en la marca, diseñando modelos, las fotos, el catálogo, la imagen…una locura, bancos, firmas…más locura… y finalmente, estamos aquí. Muchas horas de trabajo, de diseño, de creatividad algunos días, y otros en blanco, muchas horas de estudio…en definitiva, muchas muchas horas. Pero cuando se trata de sentimientos, no es medible el tiempo. Y BaBaté es puro sentimiento, una gran ilusión y una pasión.

Los que ya nos conocéis y habéis tratado con BaBaté en este tiempo habéis podido comprobar la esencia de la firma, nuestra forma de trabajar, nuestra forma de ser y de sentir. Nos gusta saber para quién son nuestras prendas, lo que hay detrás de cada una, quién es el bebé que lo va a lucir, si ha llegado o si está por venir, si es un regalo para alguien especial….le ponemos alma a nuestra ropa.

Hoy, después de esta primera etapa de inicio o despegue, escribo el primer blog de BaBaté, con el convencimiento de que estamos en el camino, lento pero seguro, que nos lleva a nuestro destino. Nuestro destino son vuestros recuerdos, vuestras vivencias, hacernos un huequecito en vuestras vidas. Cuando una prenda se pone con mimo, su olor y su tacto se quedan en nuestra memoria y el día que se queda pequeña y la pasamos a un hermano, un amigo, un familiar… volvemos a recordar todo lo que nos hizo sentir cuando la pusimos por primera vez, y cuando ya no hay nadie más para heredarla y la guardamos, lo hacemos con cariño.

Ese es mi objetivo, mi destino, que en vuestros albumes de fotos, en vuestras cajas de ropita guardada o en el cajón de alguno de vuestros hijos, haya un huequecito para BaBaté y al verlo os dibuje una sonrisa.

Yo soy madre de cuatro, y una de las cosas que recuerdo con más cariño es, antes de dar a luz, el momento de preparar las cosas para cuando nacieran. Esa dulce espera, inquietante, maravillosa, llena de nervios y de preguntas. Colgar la ropita en el armario y colocarla en los cajones. Lo lavaba todo con un jabón especial, hasta lo nuevo, porque me gustaba ese olor mezcla de bebé y a limpio. Y no hace mucho, cuando la cuarta dejó de ser bebé para convertirse en personita, guardando en cajas lo que ya sabía que no iba a volver a utilizar nunca más, llorando no sé si de felicidad o de tristeza porque era la última (este es un tema que os contaré en otro blog). Muchas cositas las dí pero algunas, las más especiales, están guardadas por si Dios quiere que tenga nietos el día de mañana y mis hijos quieren volver a utilizarlas con los suyos.

En fin, esta soy yo, y esto es BaBaté. Intentaré ir contando en el blog mi experiencia como madre de cuatro, con mis aciertos y mis errores, por si puedo ayudar a alguien en un momento dado, aunque no pretendo en ningún caso enseñar ni dar lecciones de nada, simple experiencia personal que pueda dar luz a alguien que se encuentre en mi misma situación. Y además otros temas que me invaden de vez en cuando porque esta cabecita no suele estar quieta, ya me iréis conociendo. Espero de corazón que os guste y que este sea el comienzo de una bonita amistad.

Hasta la próxima entrada…mil besos